Seleccionar página

Cerrajeros Barcelona

Los cilindros pueden parecer sencillos en su composición, pero te equivocas ya que estos son los encargados de hacer girar la llave, o bien de permitir el ingreso  a la instancia.

En ocasiones, estos suelen presentar múltiples inconvenientes dado que los mismos, sufren los embates del tiempo, fuertes golpes o bien problemas para ser abiertos y cerrados.

Es por ello, que hoy te plantemos soluciones ante los problemas que puedan suscitar producto de los bloqueos de cilindros.

  1. El cilindro no gira o está atascado, en este caso conviene que te cerciores de qué tipo de cerradura se trata para que puedas arreglarlo.

Pero el problema principal sucede cuando un cilindro deja de girar, debido a que el tornillo de fijación destinado a mantenerlo en su lugar se suelta o se rompe, siendo ello un motivo de peso para arreglarlo.

Para esto basta que tomes el destornillador y lo ajustes.

No obstante, en ocasiones puede que esto no sea lo más recomendable ya que el tornillo puede estar gravemente degastado, en este caso te recomendamos cambiarlo por uno nuevo.

Toma el modelo y llévalo a la cerrajería y compra el mismo.

Procede a incorporarlo con mucho cuidado asegurándote de que el tornillo quede lo suficientemente ajustado.

Y en especial, asegúrate de que las placas del cilindro no se hallen movidas.

En cuanto, a los tipos de cerraduras que debes arreglar considera lo siguiente:

Si la cerradura se trata de mortaja, debes:

  • Retirar la placa frontal (si la hay) del borde de la puerta y localice uno o dos tornillos de fijación del cilindro.
  • Deben estar en línea con el centro del cilindro, en el caso que no lo estén, asegúrate de colocarlos, para esto basta que sostengas bien la placa y los ajustes con mayor firmeza con un destornillador.
  • Apriete los tornillos de fijación girando en el sentido de las agujas del reloj, asegúrate de que encajen en la ranura que corre a lo largo del borde del cilindro (la ranura de la llave debe ser perfectamente vertical).
  • Si la placa presenta quebraduras, o bien dobleces y estos no pueden ser reemplazados, es conveniente que consideres reemplazar la placa frontal.

Si la cerradura de la superficie es sobre puesta o montada, procede acorde al siguiente procedimiento:

  • Desenrosca y retira la tapa, llamada “caja”. Recuerda que en ocasiones puedes encontrar varias tapas, lo cual puede acarrearte el inconveniente de retirar los tornillos, pero es porque estos se hallan en extremo ajustados, pero tranquilízate, no tienes por qué angustiarte con ello.

Basta que utilices fuerza mayor, o recurras a un destornillador eléctrico el cual te facilitará enormemente la disposición de la tapa, y su arreglo.

  • Una vez retirada la tapa, aprieta los tornillos de fijación del cilindro. Para estos necesitaras de un destornillador, no es necesario que emplees el eléctrico, si los tornillos los notas desgastados pueden considerar cambiar los mismos con gran facilidad.

Existe el caso, acorde al cual el cilindro puede tener un objeto en su interior, para ello vas a requerir extraer la cerradura con sumo cuidado para así poder asearla y verificar si tiene un objeto interno que obstaculice la entrada de la llave.

En este caso, basta con propiciarles unos golpes por el lado contrario, todo lo cual te ayudará a que la puerta se arregle con gran facilidad, y puedas disfrutar nuevamente de tus estándares de seguridad con calma.

Sigue nuestros consejos, y no te arrepentirás, verás lo fácil que resulta el arreglo y cómo puedes solventar la situación con mucho cuidado, y sin mayores costos.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!